Es un error creer que una vez terminado el diseño de una página Web está terminado el sitio: una página Web no es un diseño, es un código. Es decir, cuando nosotros vemos un sitio en Internet, lo que vemos es un código retraducido, esto es, un diseño que ha sido traducido a código HTML y nuevamente traducido de HTML a imágenes para que las veamos. Todas las computadoras del mundo interpretan el código de programación HTML de la misma manera y es por eso que este lenguaje garantiza la misma visualización del sitio en cualquier lugar. Entonces, cuando esté terminado el diseño de su sitio que ha estado a cargo de un diseñador Web, este diseño pasará a un programador para que lo traduzca a lenguaje HTML. Este código se utiliza para que los navegadores como Internet Explorer, Firefox, Netscape, Opera, etc. lo lean y reproduzcan el diseño creado.

Como se ve, la tarea del programador es esencial e indispensable para la creación de una Web, no existe manera de evitar este proceso de programación. No obstante, existen algunos programas de diseño Web que traducen el diseño a HTML de manera automática. Sin embargo, esto no es nada recomendable ya que los códigos generados automáticamente por estos programas son códigos sucios; es decir, códigos muy cargados, repetitivos, con errores que afectan la navegación del sitio y difíciles de “leer” para los robots de los buscadores. Como los robots de los buscadores no “ven” el diseño sino que “leen” el lenguaje HTML al que ha sido traducida una página Web, un código defectuoso provocará un mal posicionamiento en los buscadores.

Como hemos dicho en la sección anterior, el SEO es el encargado de posicionar un sitio en los motores de búsqueda. Gran parte de su labor de concentra en el código del sitio. Algunos retoques de optimización, la limpieza del código, la configuración de nuevos enlaces, etc. hacen del sitio optimizado merecedor de una mejor ubicación en los buscadores.


La contratación de un programador es indispensable. Sin embargo, algunas veces el diseñador que usted contrata es también programador y él cumple ambas funciones; también es cierto que si usted contrata a una compañía de diseño, ellos mismos se encargarán de la contratación del programador (aunque la inmensa mayoría de los casos tienen más de uno trabajando en la empresa de forma constante).

La correcta traducción de un diseño a código de programación HTML es lo que garantiza la correcta visualización del sitio en cualquier computadora, la correcta navegación del mismo y la mejor ubicación posible en los motores de búsqueda. No es nada aconsejable que usted contrate a un diseñador y le pague el precio que sea si para hacerlo debe escatimar gastos en el proceso de programación. Tanto el diseño como la programación de un sitio son tareas indispensables, ineludibles y esenciales que no pueden escindirse ni reemplazarse por otras. Ambas tareas deben ser llevadas adelante con igual profesionalismo y dedicación.

Claro que se trata de trabajos diferentes y su relación con el o los encargados de hacerlo es diferente. Con un diseñador Web usted tiene que tener una relación fluida, armónica y constante, probar y equivocarse, intercambiar ideas e ir buscando juntos qué es lo que se desea. En cambio, con el programador esto no será necesario. El proceso de programación de un sitio lleva mucho menos tiempo que su diseño y la relación con el profesional es casi nula: él se lleva el diseño y trae el código. No hay mayor contacto que es mientras no surjan inconvenientes de los tipos antes mencionados.

Visita nuestras páginas amigas

Web design

Web design

design a company website

Web design service

American Web design


Diseño Web | Diseño Web Marketing | Beneficios del Diseño Web | Tipografía Diseño Web | Color Diseño Web | Identidad Corporativa | Posicionamiento en Buscadores | Programador Web | Vinculos

Diseño Web por Log Technology